martes, mayo 11, 2010

respiro

cuando parecía que no iba a llover más
el cielo se abrió la cremallera
descosió el tajo
dejó caer el charco recogido.

no hay paraguas para la tristeza
que no tiene nombre
y la alegría chapotea
inconsciente
como recién salida del horno
(antes de tiempo)
y se ríe de tanta solemnidad
hecha de miedos.

1 Comments:

Blogger Escapando said...

(no hay paraguas para la tristeza)
...se desborda en cada hueco,
en mis pulmones cuando expiro,
ahogándome de triste certeza.

21:02  

Publicar un comentario

<< Home