viernes, septiembre 20, 2013

pérdida


Fuímos al aeropuerto a buscar a mi madre.
Pasadas casi dos horas de espera, aparece por la puerta un empleado de la aerolínea sosteniendo dos maletas y diciéndonos con tono burocrático:
- Las maletas están, a la que hemos perdido es a su madre.
Aunque intentó compensarnos económicamente por la pérdida, nos negamos. Tampoco nos convenció su oferta de llevarnos a cambio a un señor al que nadie había ido a recoger.
Nos explicó amablemente que lo usual en estos casos es que el pasajero perdido deambule por el limbo del aeropuerto durante algunos días. Luego baja a la tierra y todo vuelve a la normalidad.
Nos fuímos a casa a esperar y por las noches, durante las cenas, les
contábamos a las maletas de mamá anécdotas sobre nuestra vida en este país extraño.

6 Comments:

Blogger Miriam Tessore said...

y nunca volvió?

mi papá tampoco ;)

pero le sigo hablando

16:00  
Blogger samsa said...

podría ponerme freudiana y decirte que nunca volvió, pero sí, mi mamá volvió.
y mi papá nunca se fue (aunque....).

un placer que me leas!
beso.

samsa

16:43  
Blogger Laura said...

Qué bueno! Llego a través d'Emma Gunst y me alegro de descubrir tu blog.

13:24  
Blogger samsa said...

Laura! el blog de Emma Gunst nos moviliza! a mí me encanta y me estimula muchísimo! cuántas mujeres escritoras y cuánta calidad! en fin, que gracias por tu comentario y espero verte por aquí alguna otra vez. beso.

samsa/estela

16:08  
Blogger estela ela said...

¡Maravilloso!

18:21  
Blogger samsa said...

Estela ela!
gracias por ese enorme adjetivo!!!!
un abrazo.

samsa/estela

13:07  

Publicar un comentario

<< Home