viernes, octubre 11, 2013

exorcismo (fragmento)

Necesitaba un exorcismo. No un exorcismo del demonio sino un autoexorcismo. Un exorcismo de mí misma.
Necesitaba que el padre Karras o el espíritu de Santa Teresa o incluso un vecino, se arremangara el jersey y metiera el brazo en mi garganta para coger por las patas de atrás a mi peor parte, para que la arrancara y la lanzara contra la pared como a un animal rabioso.
Yo necesitaba un anzuelo de oro, que entrara en la garganta como una serpiente amaestrada y cogiera con la punta de sus colmillos a lo oscuro, lo extraño, la sombra del incomprensible dolor allí enquistado.

1 Comments:

Blogger José María Souza Costa said...

Invitación - E
Soy brasileño.
Pasei acá leendo , y visitando su blog.
También tengo un, sólo que mucho más simple.
Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
para ti, un abrazo desde Brasil.
www.josemariacosta.com

15:37  

Publicar un comentario

<< Home